Cuando ocurre un derrame cerebral, cada segundo cuenta. El llamar inmediatamente al 911 podría significar la diferencia entre la vida o la muerte.

Factores de Riesgo

¿Quién está bajo el riesgo de un derrame cerebral?

Todos estamos bajo algún riesgo de un derrame cerebral. Mientras que algunos factores de riesgo son prevenibles, otros se encuentran fuera de nuestro control. Es importante conocer su riesgo personal para que pueda estar preparado.


Factores de riesgo que usted puede cambiar:

Colesterol alto:

El colesterol es una substancia grasa y suave dentro de su cuerpo. Aunque el cuerpo produce colesterol naturalmente, éste también proviene de productos animales o derivados de animales como res, pollo, huevos, leche, etc. Un nivel alto de colesterol en la sangre (240 mg/dL o más) aumenta su riesgo de ataque al corazón y derrame cerebral. El comer muchas frutas y vegetales, así como el limitar el consumo de productos animales grasosos puede ayudar a mantener niveles saludables de colesterol. [Aprenda más sobre su colesterol]


Presión arterial alta (hipertensión):

La presión arterial es la fuerza con que la sangre empuja contra las paredes arteriales. Una presión arterial alta provoca que el corazón trabaje más fuerte, poniéndole en un mayor riesgo de ataque al corazón, derrame cerebral, fallo cardíaco y problemas con los ojos y los riñones. No existen síntomas para detectar una presión arterial alta y, por eso, muchas personas desconocen tenerla. La única manera de detectarla es mediante chequeos regulares. El consumir muchas frutas y vegetales y reducir el consumo de sodio, combinado con una rutina regular de ejercicios, puede ayudar a bajar su presión arterial. [Aprenda más sobre cómo controlar su presión arterial]


Fumar:

El dejar de fumar disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas enormemente, incluso después de muchos años de haber fumado. [Aprenda más sobre el impacto que el fumar tiene en los derrames cerebrales]


Diabetes:

La diabetes es un desorden que afecta la habilidad del cuerpo para generar o utilizar insulina. La insulina ayuda a convertir la glucosa (azúcar en la sangre) en energía. Existen dos tipos de diabetes, tipo 1 y tipo 2. Cuando el cuerpo no puede producir insulina se llama diabetes tipo 1. Para poder controlar los niveles de azúcar en la sangre, el paciente debe inyectarse insulina. En la diabetes tipo 2, el cuerpo produce insulina pero no puede de procesarla y/o utilizarla correctamente. En la mayoría de los casos, la diabetes tipo 2 puede ser controlada mediante dieta y ejercicio. Si usted es diabético, el seguir las recomendaciones de su doctor puede ayudarle a mantener el control y a reducir su riesgo de derrame cerebral. [Aprenda más sobre la diabetes]


Inactividad física:

La inactividad física aumenta su riesgo de enfermedades cardíacas y derrame cerebral. Usted puede reducir su riesgo realizando actividad física de intensidad moderada (tales como caminar, limpiar la casa, bailar, baseball) por un total de 150 minutos semanales, o una combinación equivalente de actividad física moderada e intensa (tales como correr, nadar, futbol (soccer), aerobics).


Obesidad:

La obesidad es la segunda causa de muertes prevenibles en los Estados Unidos. El porcentaje de personas obesas o con sobrepeso en Utah y los Estados Unidos ha incrementado dramáticamente durante los últimos 10 años. Los adultos que son obesos tienen riesgos más altos de desarrollar presión arterial alta, colesterol alto, diabetes, enfermedad coronaria del corazón, derrame cerebral, osteoartritis, apnea del sueño, problemas respiratorios y cáncer del endometrio, de mama, de próstata y del colon.


Alcohol:

Los investigadores continúan descubriendo otros factores que parecen estar relacionados con el derrame cerebral. El consumo alto de bebidas alcohólicas es uno de estos factores. El reducir su consumo podría reducir su riesgo de derrame cerebral.


Estrés o tensión:

Estudios recientes han encontrado que el estrés es otro factor relacionado con el derrame cerebral. Una dieta saludable y ejercicio podrían ayudar a reducir el estrés o la tensión y mantener su corazón saludable.


Factores de riesgo que usted no puede cambiar:

Edad:

Las personas mayores de 55 años de edad se encuentran bajo un mayor riesgo de derrame cerebral.


Sexo:

Más hombres que mujeres tienen derrames cerebrales en ciertos grupos de edad, pero más mujeres mueren por su causa.


Raza/Etnicidad:

Los hispanos y afroamericanos tienen un riesgo mayor de muerte o incapacidad por culpa de derrames cerebrales. [Aprenda más sobre derrames cerebrales en hispanos]


Herencia:

Un historial familiar de derrame cerebral aumenta su riesgo. [Vaya a Herramienta para el Historial Familiar de la Salud]


Derrame cerebral previo:

Un historial de derrame cerebral previo podría aumentar su riesgo hasta 10 veces.


Episodio previo de ataque isquémico transitorio:

(TIA por sus siglas en inglés) o mini-derrame cerebral.


Enfermedades cardíacas:

Enfermedades cardíacas.


Fibrilación Auricular y Enfermedad de la Arteria Carótida:

Una presión o ritmo arterial anormal. Este tipo de latido irregular del corazón ocurre en el 15 por ciento del total de derrames cerebrales.